Je ne comprends pas


Ya no importa si hago bien o mal las cosas, solamente el hacerlas. Cada día me preocupo menos por lo perfecto y más por lo terminado. A veces me excede, sí. Son tantos los pendientes, que solo desenmarañar es complicado.

A principio de año empecé francés. El año anterior había intentado aprender sola con Pimsleur, pero era tanta mi negación al idioma y lo cerrado del oído, que solo me sirvió para entender que no sé nada. Entonces en el verano porteño llegó la Alianza Francesa, dos meses de acelerado que llegó a ser uno y medio cuando lo dejé abrumada por los preparativos de mudanza.

Hace ya tres meses que estoy en San Francisco, aunque se sienten como un poco menos, el viaje a Barcelona y la búsqueda de departamento se llevaron la mayor parte. Pero hace ya casi dos meses que tengo “hogar” y me maravilla lo automático que fue el cambio a partir de entonces.

Parece que necesito raíces. Estoy disfrutando de no salir nada, o lo que para mí es casi nada. Convengamos también que me canso, el cuerpo se me agota. Si bien pasaron 7 meses, fue tan grande la cirugía a la que me sometí*, que todavía debo llevar reposo. Igual, tanto hablo de raíces raíces, que en 2 días voy a Buenos Aires por trabajo, una especie de obligación autoimpuesta.

Es que el desarraigo es así, contradictorio. Cada vez que compro un mueble, me planteo si realmente lo necesito, si cuando cambie de departamento primero, y de país después, ese objeto habrá cumplido su ciclo. Será por eso que solo pienso en la parte de home office, humildes y minimalistas espacios pensados para la comodidad de quien venga**.

Entonces decía, antes de irme por las ramas, que empecé francés. Y lo sentencio así, porque si bien me va a llevar unos tres años de educación no formal llegar a un nivel mínimo para desenvolverme (ya quisiera es más veloz o descargar la info directo desde la matrix) este objetivo parece ser mi nuevo bastión. No importa qué tan turbulenta sea la corriente, me propuse no descuidarlo.

Así retomé entre audios y videos, música y películas, mantener un poco de Francia vigente en mi vida. Una hora como recreo, así se siente, y aunque sigo siendo ignorante, disfruto enfrentarme a ello con constancia.

 

Francés autodicacta

Pimsleur – mp3 : ideal para escuchar con el celu/iPod en los momentos libres. Ideal para aprender sobre situaciones sociales.

Duolingo – web/app : una forma interesante de aprender en versión web y aplicación para iPhone, Android sigue esperando.

French in accion – video : una antigüedad de la tv en formato YouTube. Me encantar verlo cuando quiero absorber sin interactuar.

 

 

 

*Cirugía optativa reconstructiva.
**Espacio de trabajo abierto para viajeros y networking

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s