La Copa de la Mujer: la Copa Menstrual


Es un secreto a voces del que nadie habla. Una vez le pregunté a una amiga “si conocías esto hace años ¿cómo no me contaste antes? o mejor ¿por qué no hiciste un post al respecto? Así que como dos años más tarde, a cumplir con mi parte.

Dentro del montón de cosas que no se hablan socialmente, la menstruación es una de ellas. Es increíble cómo incluso teniendo publicidades en la televisión el tema se anula hasta el color azul. Así sin sentido nomás. No es de extrañar que salvando cuando tenía 12 años y “me vino”, no converse con mis amigas al respecto más que compartir en voz alta cuánto me duelen los ovarios.

Me llevó un tiempo entender el valor que tiene el período femenino, desde la liberación de energía hasta el balance que implica para el cuerpo. Ser mujer es sangrar y sangrar es ser conscientes que estamos vivos. Así es como la mujer te humaniza y sensibiliza hacía la existencia. O eso me gusta pensar.

Por años lidié con toallitas femeninas y enchastres hasta que me pasé a los tampones, que tampoco me han traído mayor placer al respecto. Ni hablar que un pedazo de algodón juntando sangre no parece la mejor de las ideas (puaj!).

Hasta que llegó el día mágico que interneteando por ahí descubrí las copas menstruales! El concepto es simple, una copa de silicona que se introduce plagada (cómo una S) en la vagina y que al penetrarla, se abre y produce efecto de vacío. ¿Qué significa esto? Que sin sentir nada, una copita hipoalergénica acumula la sangre que se va vertiendo, pero cómo nunca sale del cuerpo ni toca el aire.jamás se descompone!

Chau mal olor, chau enchastre, chau sensación incómoda en el cuerpo y riesgo de infecciones. Hola copita del amor. Así de mucho me ha solucionado una problema en la vida este simple objeto que se reutiliza por años con una simple hervida en agua cada tanto.

La copa se amolda al cuerpo y tiene un palito del que simplemente se puede tirar cuando se está sentada en el inodoro. La sangre que cae es limpia, roja, inodora. Se puede enjuagar y volver a introducir.

Otra de las ventajas es la comodidad que tiene, al igual que el tampón se coloca en la parte media de la vagina que no posee sensibilidad, con la diferencia que no se expande ni se mueve de lugar. Es cuestión de comprar el “talle” adecuado a cada cuerpo.

¿Lo mejor de todo? Se compra por única vez.

Se puede tener dos para llevar una en la cartera y la otra encima, pero más allá de eso, no hace falta cambiarlas seguido. La mía tiene dos años y sigue cómo nueva. De esta manera no se colabora con la cultura del consumismo. Ya que no genera desperdicios, no colabora a formar el basural de plásticos y desperdicios que te se generan día a día.

Espero con este post colaborar a que el mundo femenino se sienta más cómodo al hablar de sus propias necesidades y compartir lo aprendido  en el camino.  ¡Me encantaría escuchar tu experiencia!

Anuncios

Un pensamiento en “La Copa de la Mujer: la Copa Menstrual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s